Make your own free website on Tripod.com

Todo lo que hay que saber para hacer deliciosos panes en casa

Home | Todo lo que hay que saber | PANADERIA | PASTELERIA Y BOLLERIA
Kaak el guarka

Kaak el guarka

Túnez

cocinatunecina_page_30aa.jpg

250 g de harina
125 g de mantequilla
10 cc de agua de rosas
240 g de almendras molidas
80 g de azúcar impalpable
1 pizca de sal

cocinatunecina_page_30a.jpg

Prepare ia mantequilla dejándola hervir unos 5 min a fuego lento.
Clarifiquela eliminando de ella el suero.
Vierta la harina en un recipiente.
Haga un hueco y añada la sal, 3 el de agua de rosas y la mantequilla clarificada.

Mezcle la preparación con las manos para obtener una mezcla bastante suave y desmigajare.
Añada progresivamente 10 el de agua tibia mientras sigue trabajando la masa para que resulte blanca y elástica. Déjela reposar 1 h.

Ponga en un cuenco la almendra molida, el azúcar de lustre y 2 el de agua de rosas.
Mezcle hasta obtener una masa de almendras lisa y homogénea.
Confeccione un churro de 1 cm de diámetro y córtelo en bastoncitos de 12,5 cm de largo.

cocinatunecina_page_30.jpg

Amase la masa de los kaak entre las palmas de las manos. Extiéndala muy fina en tiras pequeñas con un rodillo de pastelero.
Disponga un bastoncito de masa de almendras al pie de la masa extendida.
Envuélvala enrollándola 3 veces sobre si misma.
Corte la masa.

Solde los kaak con el agua de rosas restante uniendo los dos extremos.
Déjelos reposar 1 h.
Cuezalos 15 min entre dos chapas en el horno a 140° C.

El periodo de los beys ha inspirado abundantemente la confitería tunecina.
Concebidas para satisfacer la gula del monarca, eran
obra de cocineras inventivas y veteranas destinadas al servicio del palacio.
Creadas por una de ellas, las kaak el guarka requerían tiempo
y minuciosidad.
El secreto está, en efecto, en el trabajo de la masa.

Compuesta de harina, mantequilla clarificada, agua de rosas y sal, debe ir pareciéndose a una hoja, guarka, y tornarse muy blanca en el curso de su preparación.

Si tiene el privilegio de ser invitado a una boda tunecina, degustará seguramente esta rosquilla, símbolo de suerte y pureza.
Además, su forma redonda, kaak, ha entrado en el lenguaje popular y designa corrientemente el rosco, el cero atribuido a los malos alumnos.

NUEVAS RECETAS

http://lacocinadeile.tripod.com

http://lacocinadeile-nuestrasrecetas.blogspot.com

http://lacocinadeile.tripod.com